El termino “Pueblos” Indigenas.

Este termino es utilizado en el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo,  OIT, sobre pueblos indígenas y tribales, ratificado[1] por Colombia en la ley 21 de 1991; es considerado el mas adecuado para aplicar a estos grupos de población diferenciados por rasgos culturales característicos “parece haber un acuerdo general en el sentido de que el término «pueblos» refleja mejor la identidad característica a la que debería aspirar un convenio revisado con el fin de reconocer a estos grupos de población”; (Conferencia Internacional del Trabajo, 75.a reunión. Revisión Parcial del Convenio sobre los Pueblos Indígenas y Tribales, 1957 (núm. 107). Informe VI(2), Ginebra 1988, pp.

Conforme a esto, el Gobierno colombiano, propone durante el consejo permanente de la  Organización de los Estados Americanos  OEA/, Ser.K/XVI,  GT/DADIN,  Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos, en el Grupo de Trabajo encargado de elaborar el Proyecto de Declaración Americana sobre los Derechos  de los Pueblos Indígenas, doc.49/01 6 de diciembre 2001 que:

Propuesta de Colombia, abril 2001.

“Para los fines de esta Declaración y sin perjuicio de que cualquier Estado adopte criterios más amplios a favor de ella, se considera:

Pueblo Indígena: Es el conjunto de las personas que, dentro del Estado Nacional, descienden de una cultura anterior a la colonización europea y conservan hasta el presente sus rasgos fundamentales distintivos, tales como el idioma, sistemas normativos, usos y costumbres, expresiones artísticas, creencias, instituciones sociales, económicas, culturales y políticas y cuyos miembros se consideran a si mismos y son reconocidos como integrantes de dicha cultura indígena.

En todo caso, la utilización del término “pueblo” en esta Declaración no deberá interpretarse en el sentido que tenga implicación alguna en lo que atañe a los derechos que pueda conferirse a dicho término en el derecho internacional (Ley 21 de 1991, parte 1, artículo 1, numeral 3).

Comunidad Indígena:  Es el grupo o conjunto de familias de ascendencia amerindia, que tienen conciencia de identidad y comparten valores, rasgos, usos, o costumbres de su cultura, así como formas propias de gobierno, gestión, control social o sistemas normativos propios que los distinguen de otras comunidades y hacen parte de la estructura de los estados firmantes de esta Declaración, cuyos miembros se consideran a si mismos como miembros de una cultura indígena (Reforma conceptos del artículo 2 del Decreto 2124 de 1995, reglamento de la Ley 160 de 1994 – Ley de Reforma Agraria).

 

Autoreconocimiento:  Es el fuero que tiene una persona para identificarse libremente, a si misma como miembro de un pueblo indígena, practicar su cultura, manteniendo los rasgos fundamentales distintivos, tales como el idioma, las creencias, los usos y costumbres del pueblo indígena al cual manifiesta pertenecer y la prefiera a otro tipo de cultura distintas (Elaborado teniendo en cuenta las consideraciones y propuestas de Declaración de los juristas).

 

Persona Indígena:  Es quien desciende directamente de una cultura indígena preexistente a la colonización europea, participa efectivamente de esa cultura, se considera a si misma, libremente como indígena y es considerada como tal por las demás personas que pertenecen al mismo pueblo indígena. ”

Autodeterminación:

De la misma manera La Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas (2007)  señala  el derecho de los “pueblos” a la libre determinación:

“Artículo 3

Los pueblos indígenas tienen derecho a la libre determinación. En virtud de ese derecho determinan libremente su condición política y persiguen libremente su desarrollo económico, social y cultural.

 

Artículo 4

Los pueblos indígenas, en ejercicio de su derecho de libre determinación, tienen derecho a la autonomía o al autogobierno en las cuestiones relacionadas con sus asuntos internos y locales, así como a disponer de los medios para financiar sus funciones autónomas

 

Este derecho a la libre determinación es enmarcado por la Constitución Política de Colombia de 1991, en  relación a los  derechos  de autonomía, autogobierno y jurisdicción,  al considerar a los territorios indígenas como entidades territoriales:

“Artículo 246. Las autoridades de los pueblos indígenas podrán ejercer funciones jurisdiccionales dentro de su ámbito territorial, de conformidad con sus propias normas y procedimientos, siempre que no sean contrarios a la Constitución y leyes de la República. La ley establecerá las formas de coordinación de esta jurisdicción especial con el sistema judicial nacional.

Artículo 286. Son entidades territoriales los departamentos, los distritos, los municipios y los territorios indígenas. La ley podrá darles el carácter de entidades territoriales a las regiones y provincias que se constituyan en los términos de la Constitución y de la ley.

Artículo 287. Las entidades territoriales gozan de autonomía para la gestión de sus intereses, y dentro de los límites de la Constitución y la ley. En tal virtud tendrán los siguientes derechos:

1. Gobernarse por autoridades propias.

2. Ejercer las competencias que les correspondan.

3. Administrar los recursos y establecer los tributos necesarios para el cumplimiento de sus funciones.

4. Participar en las rentas nacionales.”

 


[1] Al ratificar el convenio 169 de la OIT que es de carácter vinculante, el Estado colombiano lo incorpora a su bloque de constitucionalidad, y tiene el deber de garantizar todos los derechos que allí se proclaman  para dar  cumplimiento a dicho contrato social con el pueblo colombiano.

About these ads