“Propiciar el desarrollo de los procesos psicológicos y de socialización de los niños menores de 6 años

En la evaluación de impacto de Hogares Comunitarios de Bienestar del ICBF, .los indicadores de desarrollo cognitivo y desarrollo psicosocial fueron calculados con base solamente en un subconjunto de niños entre los 3 y los 6 años de edad, que denominan como una  la submuestra de tamaño de 6.150 niños entre los 3 y 6 años de edad9, de los cuales 3.084 (50,1%) corresponden al grupo de tratamiento, y 3.066 al grupo de control (49,9%).[1]

Para evaluar el efecto sobre el desarrollo psicosocial de los niños beneficiarios se utilizaron: (1) el Instrumento de Desarrollo Temprano, EDI, que es una valoración de la madre biológica de las fortalezas y las debilidades en diferentes áreas del desarrollo social y emocional de los niños en edad pre-escolar, y (2) la escala Penn de Interacción en el juego, PIPPS, que es un instrumento que evalúa las interacciones de los niños diferenciando conductas sociales adecuadas (ej. pro sociales) de los comportamientos asociados a problemas de conducta o ajuste socio-emocional (ej. agresividad y aislamiento) con base en 32 ítems que indican la frecuencia de ciertos comportamientos.[2]

Pienso que para tener una mejor información sobre los resultados de desarrollo psicosocial de los niños, hubiera sido apropiado un estudio exante para determinar el cambio  o no, del desarrollo de los niños antes de que se implementara el programa, frente a un estudio expost. Esto a razón que los resultados que arrojó la evaluación de impacto aclara que no se pudieron encontrar  clones exactos de aquellos niños que se encuentran en el programa, y que por lo tanto el bajo desempeño y desarrollo de estos es consecuencia de  pertenecer a poblaciones más vulnerables que el grupo control. Al no existir datos anteriores de la población beneficiaria, y basándose en los resultados de la evaluación de impacto, considero pertinente una evaluación de implementación del programa para establecer de qué manera, como y bajo cuales parámetros, el desarrollo psicosocial de los niños es estimulado. Para esto  es necesario un seguimiento y creación de una prueba piloto de implementación de actividades diseñadas por expertos, y posterior capacitación de las madres comunitarias para que implementen estas actividades dentro de un grupo tratamiento dentro de los mismos beneficiarios del programa. Posterior a esto considero que las pruebas realizadas por la evaluación de impacto como la EDI y la escala Penn es adecuada, pero comparando un grupo control y uno tratamiento dentro de los mismos beneficiarios. De esta manera se determinara la pertinencia de las actividades que hasta el momento son desarrolladas por las madres comunitarias dentro de los hogares.


[1] 8- En la Tabla 1 se especifica cuáles variables de resultado se recogieron solamente en submuestra. La razón es que estas pruebas

directamente aplicadas a los niños (como la prueba de habilidad verbal TVIP) requieren mucho tiempo por niño y personal especializado

por lo cual habría resultado muy impráctico aplicarlas a toda la muestra y porque algunas de ellas están diseñadas exclusivamente para

niños mayores de tres EVALUACION  DE IMPACTO , HOGARES COMUNITARIOS DE BIENESTAR DEL ICBF, BOGOTA MAY 2009,PP 24

[2] EVALUACION  DE IMPACTO , HOGARES COMUNITARIOS DE BIENESTAR DEL ICBF, BOGOTA MAY 2009,PP 40